domingo, 6 de abril de 2014

Hasta aquí puedo leer

Por primera vez en mucho tiempo, no se que escribir, no se que decir, no se que opinar, no sé que buscar, no sé que hacer, no tengo ningún plan, no tengo una meta, no tengo una ilusión de verdad, solo me faltaría decir que me da igual todo, pero por supuesto que no."Si no sabes donde vas, cualquier carretera te conducirá allí"


¿Se supone que eso está mal? ¿Por qué creemos que todo está preestablecido? Y si no lo está, cuando nos salimos mínimamente del tiesto nos sentimos mal, como que no encajamos, como que algo falla, y ese algo es tu mente, que te dice ERRÓNEAMENTE que eres tú...porque tú eres el que vives de manera diferente. "¿Puedes recordar quién eras antes de que el mundo te dijera quién deberías ser?"


Cuando era un enano recuerdo levemente que quise ser mecánico, tras ver probablemente a mi padre alguna vez arreglar algún coche y quedarme alucinado como si fuera poco más que un ingeniero de la nasa, luego creo que futbolista ¿qué raro no?, porque era mi pasatiempo favorito, pasaba horas y horas sin parar de jugar con la pelota, y por último que yo recuerde "periodista", y esta última profesión la verdad que ahora no sabría explicar porqué, quizás antes sí, pero ahora no lo sé. ¿Why?


Siempre me ha gustado el tema del destino, en creer que todo pasa por algo, pero ahora más claro que nunca veo que es una puta chorrada de mierda, el destino, el karma o su puta madre, cada cual tenemos lo que tenemos por nuestras decisiones y nada más, quizás lo que algunos llamen destino son esos "trenes en forma de oportunidades que se nos cruzan muchas veces de manera fortuita", pero en realidad ni son fortuitos, ni son fugaces, porque si los hemos visto, es porque AHORA nos interesaban, y si hemos visto uno el tiempo suficiente para darnos cuenta que lo vimos, si no lo cogimos en su día es porque no nos dio la real gana, ¿no te gusta donde estás, tu vida o tu trabajo? pues cambia y busca otra cosa, no eres un puto árbol (me encanta esta frase). El dinero no da la felicidad, aunque a más de uno no le importaría llorar en un ferrari, si es que el mundo está lleno de imbéciles cuando decimos u oímos eso...o como dice el amigo Robin "Solía pensar que lo peor de la vida era acabar sólo, pero no, lo peor es acabar con gente que te haga sentir solo", desde luego que sí, y a más de un soplapoyas con alardes de vida plena le vendría bien una lección así.


Pero de verdad si algún día os dicen "Si con todo lo que tienes no eres feliz, con lo que te falta tampoco", hoy por hoy sólo sabría contestar con otra frase que se me viene de cuando en cuando a la memoria: "Sólo viven de ilusiones, los tontos de los cojones"...y que me gustaría a mí ser un tonto de los cojones.

1 comentario:

Cecilia losmíos dijo...

estás en un punto muy interesante. No sabes qué hacer... eso significa que puedes hacer casi cualquier cosa.

Eso es libertad. luego creces y la opción de no saber qué hacer se convierte en tener que hacer y las opciones, las posibilidades, las puertas abiertas se cierran y tu vida puede convertirse en: tengo que hacer esto y esto y esto y esto y esto y de pronto eres un esclavo sin saberlo.


Es una suerte no saber qué hacer. :D